Conocimiento número 2

De la misma manera que cocinas un platillo, manifestar algo específico en tu vida tiene una dinámica similar.

¿Por qué unas personas manifiestan lo que desean en su vida y porque otros no?

Actualmente eres un manifestador por naturaleza. Como un chef mágico generas diferentes platillos. El problema es que no siempre cocinas lo que quieres. Algunos platillos no te gustan y otros sí. Pero es como si no estuviera en tus manos decidirlo.

Entonces, la idea conmigo, es que aprendas sólo a generar platillos que te gusten.

¿Qué características hay alrededor de un platillo?

  1. Un chef,
  2. Ingredientes,
  3. Recetario y
  4. Utensilios.

Si queremos nuevos platillos necesitamos adquirir nuevo conocimiento o un recetario diferente, porque el que tenemos, no nos permite generar los resultados que queremos.

Nuestro recetario comenzó blogs atrás cuando comenté que LA REPETICIÓN es el primer conocimiento SUPER IMPORTANTE y clave del éxito. Sin esta variable no importa lo que leas o aprendas, jamás se incorporará a tu vida; y, por lo tanto, no habrá cambios importantes y duraderos. Es decir, los platillos seguirán siendo los mismos porque leerás la receta, pero al no recordarla, en automático terminarás haciendo el platillo de siempre.  

La repetición del conocimiento es la llave para un cambio duradero en tu vida. Por eso es la número 1.

La repetición es el marco que debe envolver todo el conocimiento para hacerlo presente en tu conciencia.

A partir de este punto, lo que te diga, en el fondo tu ser ya lo sabes; y te resonará conforme te lo diga. Dirás: “Si claro! Lo entiendo. Es verdad.” Algo dentro de ti te dice, que si es correcto.

Ya lo sabes, pero lo has olvidado. Por eso la repetición es como el marco que envuelve todo el conocimiento y es la herramienta que te permitirá vivirla y experimentarla.

Si la repetición es el marco que envuelve todo; entonces el todo es el 2ndo conocimiento que quiero compartirles.

El todo es como el pizarrón en blanco que se extiende sin fin; sólo el recordarlo le va dando forma con el marco de la repetición; pero en sí, es que sepas que todo lo que ves y no ves es un TODO indivisible.

Una unidad de la que todos formamos parte.

Y de aquí se desprende:

  • Que somos uno con la vida. Que no puedes estar separado ni de broma.
  • Sólo hay una mente y una energía. Que se ha creído la ilusión de separación. Y que por cierto…
  • El origen de los problemas y de esta experiencia física de espacio y tiempo es la creencia en la separación.

Nos encanta creernos separados. Nos gusta sentirnos individuales, especiales y únicos.

Nos gusta ser un personaje y vivir todas las aventuras. Nos gusta creer en la ilusión y que se sienta real al 100% para vivirlo y experimentarlo con todo nuestro cuerpo; mismo que es la principal evidencia de esta ilusión.

Entonces la ilusión de la separación tiene doble cara.

Por un lado, está padre porque sentimos que somos un personaje. Creemos que somos nuestra profesión, nuestro género, nuestros gustos, etc. y actuamos conforme nos han dicho que somos. Además, este plano físico se caracteriza por la dualidad. Todo tiene dos caras: día y noche, muerte y vida, arriba y abajo; y por lo tanto tienes la oportunidad de vivir conceptos inventados como “el éxito y el fracaso”. O la tristeza y felicidad; la escasez y abundancia. Entonces es como un cuento inventado colectivamente, en el que todos decidimos creer y por ende eso manifestamos.

Esa es la cara interesante.

Por otro lado, tenemos la cara no tan agradable, donde nos deprime la historia que nos hemos contado. Porque no siempre nos contamos historias bonitas. Muchas veces nos vamos al lado triste, bajo, obscuro y escaso.

Y deja tú que nos vamos a ese lado, lo que más nos duele es la imagen que tenemos de nosotros mismos, inventada por supuesto por ti y la gente que te rodeó. Al final todos contribuimos con todos para que se sienta muy real la experiencia.

Lo que yo quiero proponerte es ir despertando del sueño colectivo que inventamos y en el que nos cooperamos; para comenzar a recordar qué somos y como funcionamos.

Que dejemos de ser víctimas para comenzar a ser lo que realmente somos: uno con la vida. Llamémosle como queramos: vida, Dios, energía divina, inteligencia suprema. Como quieras llamarla. Lo que es muy evidente es que No nos creamos a nosotros mismos.

Entonces a modo de resumen, te recuerdo que el conocimiento número dos es saber que formamos parte de un todo, y, por lo tanto:

  • No existe la separación. La tecnología nos permite ver que el espacio “vacío“ que perciben nuestros ojos, realmente no está “vacío”. Y que todo está hecho de lo mismo, lo único que cambia es su estado vibratorio.
  • No nos hicimos a nosotros mismos; y ni siquiera nos estamos haciendo en este instante, a nosotros mismos. Tu no haces nada para respirar.

Quizás ya has escuchado todo esto, la diferencia conmigo, es que más adelante te enseñaré a utilizarlo para que puedas manifestar lo que quieras.

Es como cuando vas hacer una receta. Tienes los ingredientes, el recetario, los utensilios; pero el chef no sabe cómo hacerle para hacer el platillo. Entiende el recetario, pero no sabe utilizar los utensilios para trabajarlo con los ingredientes.

Esto que te platico, solo es el recetario que quizás ya conoces o quizás no. Pero tengo que dártelo para que cuando lleguemos a la hora de querer manifestar; sepas como hacerlo y tengas un conocimiento previo.

Tarea para recordar:

  • Soy una con Dios (o como quieras llamarle, pero para fines prácticos así lo denominaré por ser una palabra corta. Pero en sí Dios es todo lo que hay. Es esa unidad de la que formamos parte)
  • La separación es una ilusión
  • Dios me creó, y sigue siendo mi creador. Yo sin él no puedo existir; existo en él. Fuera de él no hay nadie ni nada.

-Ariadna Salazar León