Percepción vs Realidad

En el blog pasado platicaba que es super importe dejar de reaccionar a nuestros 5 sentidos porque se dan de forma automática a nuestras emociones y pensamientos. Y como comentaba, detrás de una emoción hay pensamientos inconscientes que interpretan la realidad que vemos.

Cada interpretación que hacemos, no necesariamente es real o verdadera. De hecho, la mayoría están muy distorsionadas.

Es chistoso como sufrimos nuestras interpretaciones, aprendidas, inventadas y no cuestionadas porque viven en nuestro inconsciente. Y mientras no nos echemos un clavado a nuestras emociones, jamás nos enteramos de las creencias que albergamos.

Nos da miedo echarnos el clavado porque nuestro cuerpo reacciona con miedo y dolor. Entonces, muy por encimita sólo vemos el fuego (la emoción) pero no el carbón que lo genera. Tenemos miedo de quemarnos, porque se siente feo; peeeeeeroooooo. Hay una buena noticia: Nuestro ser es invulnerable.

Ningún pensamiento puede hacernos daño, a menos que creamos que sí.

Cada percepción se basa en la historia y experiencia de cada persona; entonces cada situación puede ser interpretada de millones de formas; porque somos millones de personas viviendo desde diferentes pasados y aprendizajes.

Imagínate: un suceso puede vivirse como la peor crisis, pero también como la mejor oportunidad de crecimiento. Eso significa que es una maravillosa oportunidad de nosotros decidir qué ver o cómo verlo.

Siempre estamos frente a una pizarra en blanco, y sólo estamos viéndonos a nosotros mismos. Sólo vemos nuestro pasado, nuestras creencias y nuestra experiencia. Por eso te decía en el blog anterior: si no te gusta lo que ves, sólo bendícelo y reconoce que sólo refleja tu nivel de conciencia pasado.  Y que ya vas aprender a crear cosas mejores.

Entonces, si cada persona tiene su propia interpretación de la realidad, ¿no hay una verdad única?

Si la hay.

Hay una verdad, una realidad; el problema es que no la compartimos aún, porque todos estamos nublados de pensamientos (que cada uno está creando en su cabeza). Cada uno con sus historias locas, raras, originales, hermosas, tristes, horribles. De todo. Es como la paleta de colores; hay de todos.

Y mientras cada uno siga pintando sus colores, cada persona será diferente, separada y sin compartir la misma visión.

Para ver la verdad, es necesario que todos despierten de sus sueños individuales, decidan entregar todos esos pensamientos dementes de separación, y decidan vivir en la felicidad y paz que son.

¿Por qué las personas decidirían abandonar sus sueños (percepciones) individuales? Porque al final todos buscamos lo mismo: Ser felices.

Y sólo con el tiempo, todos nos daremos cuenta, que afuera no hay nada que pueda brindarnos algo que ya somos por naturaleza.

No sé cuánto tiempo pasará, pero no importa, porque aprenderemos que el tiempo ni siquiera existe como nos lo han enseñado.

Entonces, como les decía, unos sueñan bonito, otros feos. De todo. Cada uno con sus pensamientos inventados y aprendidos. Pero si hay una verdad que nos une, y es que: TODOS QUEREMOS SER FELICES.

Y si bien, cada uno quiere vivir cosas diferentes, no es lo mismo buscar la felicidad afuera; que ser felices y manifestar desde ese estado de felicidad, todas las experiencias que quieras vivir.

Repito: No es lo mismo buscar la felicidad en las cosas de afuera, a SER LA FELICIDAD y desde ahí manifestar todas las experiencias que quieras.

Pero creas las experiencias no porque crees que te harán feliz, sino porque eres feliz y sabes que tu eres la fuente y creador de tu experiencia. Y esa es la razón principal para SER INMENSAMENTE FELIZ ETERNAMENTE.

La felicidad viene de reconocerte como la fuente de tus manifestaciones. Y no que lo de afuera te hará feliz.

Practica y comparte.

Conceptos para practicar y repetirte:

Mi ser es invulnerable.

Ningún pensamiento puede lastimarme a menos que yo crea que si

Cada percepción que tengo es resultado de mi historia, pero no necesariamente es real.

Cuando deje de buscar afuera mi felicidad, lograré encontrarla en mi

Nos vemos en el siguiente Blog.

-Ariadna Salazar León